Encuestando, evaluando, fidelizando… ¡Feedback time!

En todos estos últimos post y, en general, en todos los posts en los que hablamos de tecnología (su uso, su implementación, etc.) lo que se plantea es cómo cuantificar, evaluar, reparar opiniones, consultar (y todos los sinónimos que se les ocurra) para saber, finalmente, si vale la pena, si todo esta “evolución” es eficaz. En definitiva, obtener un feedback de todo lo que vamos probando.

Pues bien, es hora de llevar a cabo todos esos “sinónimos”. Para eso, es necesario tener una estrategia de evaluación, lo que implica, en realidad, buscar métodos y herramientas que permitan llevar a cabo este relevamiento. Analizar la data recuperada. La pregunta es ¿cómo?

Hace ya varios posts en los que venimos hablando, también, de la necesidad de saber qué quieren los visitantes (virtuales y físicos). Porque esa data recopilada es, informáticamente hablando, información, contenido. Pero en lenguaje de mi barrio es: opiniones, sentimientos y palabras de un visitante.

Como con todo, Internet ha dado nuevos modos para hacer viejas cosas. Una de ellas es encuestar. Es decir, saber lo que el visitante quiere a partir de preguntarles. El modo de preguntar ha cambiado, gracias a las nuevas tecnologías y también, gracias a ellas, lo que preguntamos (que no es menor).

Vayamos por partes. Hay herramientas para encuestar de modo más moderno, hay temas que nos preocupen más que otros y hay, a su vez, herramientas que “encuestan” (analizan), lo que encuestamos (preguntamos). Intentaremos ver de todo un poco.

En dos post, hablamos de Twitter. Pues bien, acá van algunas herramientas para hacer encuestas, justamente, a través del pajarito. Es decir que, a través de las redes sociales, también se pueden hacer este tipo de actividades. Sólo citaré las de Twitter pero es obvio que podrán encontrar para hacer a través de facebook, Instagram, etc. Evidentemente, en este caso, se trata de hacer encuestas más precisas, cortas, instantáneas, etc.

Lo que les propongo es que piensen preguntas y prueben todas. Es el único modo de verificar si sirven al objetivo que nos hallamos planteado. A veces, la elección es simple: paga o no paga. Otras, tiene que ver con un diseño más interesante que, por el simple hecho, hace de la herramienta un objeto “más” moderno. A veces, es la cantidad de cosas que podemos preguntar, a veces…

En casi todas ellas se utiliza el término “poll” que remite a los conceptos de: voto, encuesta, sondeo, etc. Así que no se asusten.

TwtPoll me gustó mucho porque permite preguntar en varios “formatos”: quizz, varias preguntas en simultáneo, etc. a través de un hashtag (que imagino, recuerdan lo que es); PollDaddy parece que es bastante completita porque permite agregar material multimedia, entre otras cosas; Pollowers, ojo, que es de esas que si entrás directamente con tu usuario de Twitter, le estás dando permiso para que, en nombre tuyo, haga muchas cosas. Siempre recuerden verificar a qué le estamos dando acceso. Poll EveryWhere tiene una cosa especial (o al menos que otras no tienen) te devuelve los resultados en un Power Point. Son también muy interesantes los formatos que propone.

A veces, queremos volver a las fuentes y hacer una encuesta que no sea a través de una red social, pero sí intentaremos que sea, al menos, digital. Vamos pasito a pasito y utilizamos un formato “viejo” pero con herramientas más modernas, veamos algunas: Pyne es una app que se utiliza de manera muy fácil: hacés la pregunta, también las posibles respuestas y podés targear (elegir) la audiencia que querés que te responda (femenina, masculina,etc.).

Veamos algunas herramientas para cuando necesitamos una información más compleja: Encuestas online; Tus encuestas siempre gratis, en cualquiera de sus versiones. El problema es que a veces, lo gratis, es feúcho… Formisimo no tiene versiones gratuitas. Pero, hay una muestra gratis y después, cuando ya somos importantes, pagaremos por mejores herramientas. Por ahora, estamos probando…; 99Polls una app que te ayuda a crear encuestas y cuestionarios personalizados para tu sitio Web, blog o perfiles de redes sociales; con MicroPoll podés hacer varias cosas y postearlas en Facebook y Twitter, justamente porque se parece más a las primeras que vimos: objetivos más “cortitos”, simples. Free Online Surveys, varios formatos e interesante en el diseño.

Y para analizar ¿qué más tenemos?. Porque volvamos al principio. Las encuestas existen desde que el mundo es mundo pero hay otros modos de saber si, efectivamente, fidelizamos o no a nuestros visitantes. Si, efectivamente, las redes sirven para algo. Vamos a por ello (como dicen los españoles…)

MetricSpot te hace un análisis interesante sobre tu propia cuenta o una cuenta con la que te quieras comparar.

Hay ciertas ocasiones, en los que el simple hecho de contar (número de personas) ya es una manera de descifrar, de averiguar si la fidelización funciona, si estamos convocando. Para ello, a veces sólo basta con saber cuánta gente entra a un espacio, a qué hora, quiénes, etc. Despúes si lleva dispositivos, si los usa, si los alquila, etc.

Fidelizar es también hacer sentir cómodo al que llega y esto implica reducir, por ejemplo, la espera en la cola. Esto también se puede verificar, contar, etc. Podríamos decir que este tipo de “encuesta” es silenciosa, sin preguntas ni respuestas. Pero que proporcionan data con la misma importancia que las encuestas en voz alta.

Counterest es una tecnología que permite contar personas en espacios específicos. Mide lo que se llama la “afluencia” de gente para, como decíamos, analizarla, observarla y seguir trabajando en función de esta “observación”. Counterest es un rastreador: dime dónde estás, cuántos son, qué hacés y te diré qué quieres… Cuando Counterest entrega el informe final es cuando empieza la tarea de la institución. Si llueve, hacemos esto, si sos niño, te damos aquello y así… No se preocupen, Counterest no da nombres.

En el Museo del Louvre, la tecnología utilizada fue el bluetooth.

Veamos cómo lo explica la gente del MIT: “Este sistema nos permite mapear cómo los visitantes se mueven a través de un museo: las galerías que visitan, qué camino toman, y cuánto tiempo pasan delante de cada obra de arte. El comportamiento de los visitantes y la experiencia son algunos de los factores más importantes que informan a la gestión de los museos. Sin embargo, los datos se generan tradicionalmente por las observaciones y encuestas. La reciente aparición de tecnologías ubicuas ha revolucionado el proceso de recolección de datos sobre el comportamiento humano.

En este estudio pionero, tratamos de analizar el comportamiento de los visitantes en uno de los museos más grandes del mundo – El Museo del Louvre – a partir de conjuntos de datos longitudinales anonimizados generados por sensores Bluetooth no invasivos. Acá pueden leer el paper completo de la experiencia”.

Ventour es el gestor de contenidos online de GVAM. Permite a la industria cultural y turística crear y actualizar apps y guías multimedia accesibles de manera autónoma. Por ejemplo, cuentan ellos: “¿Cuántos niños franceses han visitado esta sala la semana pasada? ¿Por qué nadie se para delante de esta obra? El módulo de estadísticas de Ventour es capaz de responderlo, informándote de: Número de personas que visitan una sala o consultan un contenido, Tiempo medio y máximo dedicado a una pieza o sala, Filtro temporal, Filtro por audiencia: idioma, accesibilidad, segmento del público, Exportación de los datos en formato Excel, Analiza estos datos, evalúa problemas y reacciona para mejorar la experiencia de todos los visitantes.”

Todos queremos hacer cosas, probar, ensayar. Pero el feedback en nuevas estrategias, herramientas, ideas, etc. es indispensable para seguir creciendo. Si no sé qué te gusta, no sé qué puedo darte. Si no me decís que estás cansado, jamás te ofrecería una silla. Hagamos hablar a los visitantes y estemos dispuestos a escuchar para responder. La Tecnología está de nuestro lado.

Be first to comment