¿Los museos salen a la calle o la calle entra al museo?

Últimamente, se habla mucho de la democratización de la cultura. De la dispersión del conocimiento en pos de un conocimiento para todos como respuesta al saber que poseía uno solo y que, además, por la misma razón, poseía el control, el poder.

No hablaremos, en esta ocasión, del trabajo colaborativo, la web social, etc. Simplemente comentaremos que, aún estando de acuerdo o no, este sistema de ampliar la voz de la sabiduría, se ha ido arraigando con fuerza.

sir_francis_bacon_knowledge_is_power_quote_mousepad-rbd1b6a4c59dd412eafb104ecf8fbacb4_x74vi_8byvr_512

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los campos de la cultura y de la educación no han sido la excepción. Y con la ubicuidad y Google (para resumir), todos accedemos a la información con mayor facilidad. Pero repito, a la información, no al conocimiento. Por eso, soy de las que defienden, fervientemente, que los docentes, curadores y otros “mediadores” culturales, tienen más trabajo que antes, pese a los pesimistas, miedosos y malpensantes que consideran el derrumbe sigiloso de los mismos.

Ya he comentado en otros artículos lo que pienso del mito del nativo digital, del alumno multitasking y cuatro ojos (por las multipantallas y no por los anteojos), de la infobesidad, etc.  así que no profundizaré acá. Sólo diré que los espacios culturales están abriendo las puertas y están saliendo a la calle, de diferentes modos, pero lo están haciendo.

Abrir las puertas significa comenzar a producir eventos que fidelicen visitantes que antes no llegaban a estos espacios. El caso que más me ha llamado la atención o, posiblemente, el único que conozco en Buenos Aires, de este calibre, es el evento Bellos Jueves que organiza el Museo de Bellas Artes.

10336856_668136579901705_3993800702798774158_n

El Ministerio de Cultura de la Nación los presenta así: “El Museo Nacional de Bellas Artes (MNBA) presenta el ciclo ‘Bellos Jueves’, con entrada libre y gratuita. Bajo la curaduría general de Santiago Villanueva y la coordinación musical de DJ Villa Diamante, el último jueves de cada mes, de 20.30 a 23.30, el museo invita a artistas, músicos y poetas, a presentar tanto obras inéditas, como trabajos exhibidos en otros contextos. La idea es fomentar la participación de jóvenes artistas en la programación del MNBA y repensar las colecciones desde la producción contemporánea. De este modo, la planta baja del museo y la terraza -espacios habitualmente estáticos durante el horario de cierre- serán ocupados con este ciclo que concreta un interés del MNBA en pensar su patrimonio en una metamorfosis constante: toda producción contemporánea altera y modifica las obras del pasado. El MNBA sostiene la idea de que las obras de su colección no mantienen un monólogo soberano, sino un dialogo permanente”.

Lo interesante es que entran, cada uno de estos jueves, alrededor de 1500 personas que recorren a sus anchas el museo. Lo bueno es que si no te gusta mucho lo que pasa ese jueves, siempre está la posibilidad de ver la colección permanente del museo o las exposiciones temporarias. Éstas también adquieren un elemento nuevo ya que grandes especialistas te hacen una especie de visita personalizada sobre las mismas en carne y hueso en real time.

El segundo evento en el que participé en capital, fue el de Museos Show off que ya describí en otro artículo. En éste, debo decir, aún la salida al exterior se limita a darle la vuelta al perro. Todos pertenecíamos más o menos al mismo campo y el número de asistentes fue pequeño. Pero seguramente ya llegará la maratón.

 

miss_tic_je_prete_a_rire_01Esto en cuanto a eventos. Pero la salida al exterior tiene, también, otro sentido: el de la convocatoria a aquellos que antes no “podían” entrar al museo: artistas, estilos u objetos, por ejemplo, los videojuegos y el arte del graffitti, entre otros. La democratización, en este caso, está dada por la entrada de obras que no eran aceptadas en las llamadas “beaux arts”.

A veces los proyectos no nacen desde el espacio cultural, sino de artistas u otras instituciones, pero tienen el mismo objetivo y pronto lo implementarán juntos. O Eso espero.

Caminando por allí, siempre encontramos las famosas pintadas, graffittis o como quieran llamarlas. Algunas mejores que otras, no cabe duda. Pero todas con un mismo objetivo: expresar lo que se siente, lo que se piensa lo que se quiere plasmar y que quede tatuado en la piel de las paredes. Es posible que haya gente que piensa que esto ensucia, corrompe, invade la vía pública. Y en ocasiones, tienen razón porque el graffitti se lo hicieron en su propia puerta. Pero en lo que a mi concierne, tengan razón o no, es evidente que es la expresión de alguien. Elemento suficiente para ser parte de la cultura de un pueblo.

 

google

El Google Institute lanzó el “Street Art Project”, “una colección de imágenes y exhibiciones de arte urbano, curadas por 30 expertos de 15 países del mundo. El peso de América Latina dentro de esta colección es muy importante: 1175 de las 5000 imágenes incluidas corresponden a arte urbano de nuestra región, con obras provenientes de las calles de Argentina, Brasil, Chile, Colombia y México. Además, se realizarán eventos de presentación en París y Buenos Aires, nuevamente reafirmando la contribución de América Latina a este proyecto.

 

En el 2005, un famoso graffittero, Banksy, se coló en varios museos importantes de New York: El Brooklyn, el Metropolitan de Arte, el de Arte Moderno y el Americano de Historia Natural e intercaló algunas de sus obras.

En el 2009, Benote, otro graffittero francés, hizo lo mismo, en el Guggenheim (museo en el que Bansky no se animó, según sus propias palabras) y declamó (traducción libre) “Quiero ilustrar que el graffiti puede ser una influencia positiva en una comunidad cuando se aplica correctamente, y como una forma de arte, tiene tanto derecho a ser exhibido en un museo como cualquier otra forma de arte.”. Su objetivo es, indudablemente, democratizar la cultura y abrir la puerta (aunque aún de manera un poco brusca) a nuevas e innovadoras formas de arte. Romper con la idea de que ciertos lugares sean tabú para expresiones “menores”.

Pero ese mismo año, finalmente Bansky lo logró por medios tradicionales: El Bristol’s City Museum & Art Gallery presentó una colaboración entre la institución cultural más importante de la ciudad y uno de los artistas más controvertidos: Banksy Versus Bristol Museum. Banksy trabajó en conjunto con el director del museo. El artista estuvo sólo 36 horas bajo estrictas medidas de seguridad, ya que sólo unas pocas personas del museo sabían qué estaba pasando.

Un graffittero francés, Invader lanzó Flashinvaders, una aplicación (app) para ir por las calles a la caza de sus obras.


Street art : Invader lance une application pour… por leparisien

Art everywhere US es un proyecto de arte que se lanzó en varias ciudades de Estados Unidos y consiste en poner obras de arte reconocidas en lugares poco comunes en la vía pública, por ejemplo, en colectivos, paneles publicitarios, banquetas, etc. Se inspiraron en lo que había hecho Richard Reed, fundador de Art everywhere en Gran Bretaña . La elección de las obras fue curada por varios museos y por votación pública. Participaron: The Los Angeles County Museum of Art (LACMA), the Art Institute of Chicago, the National Gallery of Art, the Whitney Museum of American Art and the Dallas Museum of Art. Algunos de los artistas elegidos: Edward Hopper, Roy Lichtenstein, Andy Warhol, entre otros. Asimismo, confeccionaron un mapa interactivo para poder ir descubriendo los lugares.

Si Mahoma no va a la montaña, la montaña va a Mahoma. O viceversa. Los museos decidieron abrir sus puertas y por sobre todo, sus cabezas. La tecnología y la nueva concepción de un trabajo en conjunto ha permitido aceptar y defender escuelas pictóricas que, en otra épocas, hubieran sido inconcebibles.  Entendiendo este nuevo modo, saliendo del guetto de la cultura de élite, se llega a la democratización de la cultura. Todos podemos acceder, todos podemos opinar y por sobre todas las cosas, todos podemos resignificar. Una ubicuidad física y mental que, tarde o temprano, también deberá ser curada (en términos de curaduría). Pero por ahora… corren tiempos de ensayo.

¡A jugar!

Nace la 1ª APP para gestionar los permisos de arte urbano

Be first to comment