Visualización de datos. Una tendencia muy de moda

Este año, he visto millones de artículos y herramientas que empiezan a surgir para el tema que nos convoca: la visualización de datos (o de la información). Evidentemente no es algo nuevo pero sí es algo que empieza a compartirse, conocerse y, como sucede con las nuevas tecnologías, a hacerse más económico y a poder hacerlo uno mismo sin necesidad de un especialista en diseño o profesión semejante. Así que es hora de mostrar algunas perlitas y a distribuirlas por la web.

La realidad es que hay que tener varias cosas en vista para este tema. Una de ellas, y que ya hemos comentado en varias ocasiones, es que estamos en un momento en que, particularmente los jóvenes han desarrollado una capacidad visual que es difícil de revertir. Hablamos siempre de esta “geografía” adolescente que tiene que ver con la imagen y que como docentes, no podemos dejar pasar. “Si te gusta la imagen, imagen tendrás”. Ese sería el refrán de hoy.

Educación visual, se le dice ahora, y me parece justo agregar: “Hoy, a la palabra… se la lleva la imagen”

Teniendo en cuenta esto, la cadena de televisión norteamericana PBS hizo su propio video explicando a los niños “su propia capacidad”.

O lo que ellos mismo visualizaron “literalmente” acerca del deporte y su importancia en la infancia:

La verdad es que ya no son sólo los adolescentes los que prefieren la imagen sino los adultos quienes la empezamos a elegir también. Debo reconocer que ya no leo casi artículos que no tengan al menos una foto, video, etc en cada párrafo. Debería darme vergüenza y sin embargo no me da, porque he descubierto que la visualidad puede proporcionarme, además de la información, un placer que la letra desnuda no me da. Hablamos por supuesto, de textos teóricos.

Dada esta introducción podemos empezar con ejemplos. La información que conlleva datos no tiene porqué ser aburrida o “fea”. Ya no es obligatorio dar una estadística y resultar poco serio si uno la entrega en forma de globitos de colores. Como insistimos siempre, no hay que engañarse: el que tiene la posta en la información puede hacer malabarismos con ella. El que no la tiene, aunque la vista de seda, información vacía (mona) queda.

Veamos, por ejemplo, los llamados “mapas mentales”

La información: las tendencias tecnológicas en diferentes aspectos, hasta el 2050. El modo (o diseño elegido): planos de las redes del subte (utilizado ya hace varios años por Richard Watson).

Otros, optan por el “desplegado” de la noticias o de la información. Tal es el caso de  Crazy Egg que propone visualizar el comportamiento del usuario en tu sitio web de un modo muy particular: a través de un mapa “sensible”, de calor. Las zonas más “calientes” se verán en rojo, etc.

Famosísima ya la visualización de datos de Hans Rosling que de hecho, en una de las conferencias de Ted, explicó el concepto de una manera más que significativa.

Y de las Infografías ¿que podría decir que ya no se haya dicho?. la síntesis hecha belleza…

Podría seguir hasta el infinito porque de verdad, son todas, además de informativas, verdaderas obras de arte. Les recomiendo: We Feel Fine que visualiza los sentimientos humanos calculados a partir de una interesante cantidad de sitios web.

Ahora, si uno quiere practicar hoy, no hay como las nubes de tags. También este concepto se maneja con recrear una síntesis valorativa a través de la imagen porque lo que hacemos es señalar los términos más importantes y según la data que incluimos, remarca mediante las palabras una prioridad (ya sea de color o tamaño), el concepto más importante.

Les doy un ejemplo que me sucedió hace pocos días cuando estábamos en Virtual Educa méxico. Mientras yo daba la charla, Vera Rexach, la moderadora de la mesa, le pidió a los presentes que escribieran tres palabras para describir cómo les había parecido el curso. En dos minutos, recolectó esas palabras y mediante la aplicación wordle creó una nube de tags que diagramaba, visualizaba la valoración de los mismos. Aparecían las palabras en diferentes tamaños según la cantidad de veces que habían señalado algún concepto: “excelente”, “disparador”, “novedoso”etc. Dos minutos y una evaluación gráfica del curso estaba hecha.

Como siempre (o en lo posible), nos vamos un poco del plano teórico y dejamos perlitas que pasean por la web: para el Quentin Tarantino Film Festival, Adam Thurland diseñó gráficas (visualizaciones) de varias de sus películas, “informando de manera visual” sobre la interacción de varios personajes.

Dice Thomas Baekdal: “(…) la visualización de datos es un proceso como el de destilación. Como tal, toma los datos y extrae de ellos el núcleo esencial, de una manera visual. Se trata de hacer que los datos sean fáciles de entender. Pero no sólo de mostrar los datos de una manera visual, sino de hacerlos comprensibles: qué significan, cómo influyen en mí, cómo se relacionan con otras cosas, cómo se modifican, etc. Se trata de la historia que cuentan. No queremos ver los datos. Queremos ver lo que significan”.

Y yo adhiero.


 

1 Comment

  • […] datos y el cine. Y, teniendo en cuenta que no hace ni una semana que escribí sobre uno de ellos (la visualización de la información), no podía dejar de agregar este pequeño y bello anexo, epílogo, […]

Leave a Reply